Mi trabajo me obliga a comer en los alrededores de la Mezquita Catedral muchos días, sin sacrificio ya que disfruto mucho las tapas típicas de la ciudad. Como asidua de restaurantes y bares los tengo catalogados por comida: el mejor salmorejo el Flamenquín de toda la vida, la mazamorra como la de mi casa.

Uno de mis platos favoritos en verano, y en invierno también es la mazamorra, es una crema fría con almendras, que me refresca entre mis clientes. La mazamorra la preparaba mi padre en la casa, y siempre es un plato que me recuerda a él cada vez que lo como. Les dejo la receta que él hacía y de la que se sentía muy orgulloso. 

 

100 gramos  almendras crudas peladas 
 200 gramos pan de pueblo. (este calculo es a ojo, más pan más espesa la crema
 300 ml agua
 2 dientes de ajos o 1 grande
 20 ml   al gusto
 Sal  
 1 vaso pequeño  aceite de oliva, (que no sea demasiado virgen)

 

  • Batimos en el agua las almendras frescas, el ajo, la sal, el vinagre. Cuando estén bien batidas las almendras añadimos el pan partido, lo dejamos en remojo unos minutos y volvemos a batir muy bien.
  • Si la batidora no es muy potente pasamos todo por un chino para quitarles los grumos.
  • Debe de quedar una crema fría.Probamos el punto de sal y vinagre y batimos todo con el aceite.
  • Los metemos en la nevera y lo dejamos enfriar unas horas.
  • Se puede decorar con unos piñones, jamón serrano a trocitos, huevos duros partidos, pasas...