SalmorejoViajar con niños es posible y si la ciudad que se visita tiene una oferta lúdica y gastronómica para ellos, mejor.
Córdoba ofrece ambas posibilidades, pero nos vamos a centrar en este caso en la gastronómica.


No hay “niño” cordobés de 40 años que no haya estado en la Mamma Mia, la primera pizzería de Córdoba, y aunque hayan pasado algunos años, ha sobrevivido a otras modas americanas. Situada en el centro de la ciudad, un sitio verdaderamente recomendable.


Sin salir de la ciudad, pero buscando lugares más abiertos para que los niños disfruten, tenemos el antiguo Bar Playa situado en los Jardines de Los Patos y con una zona de columpios justo al lado. Un poco más alejado, cerca del campo de fútbol del Arcángel , está el restaurante El Mirador del Río, también con zonas ajardinadas para disfrutar de una tapa mientras los niños corretean.


Y también al lado de la Torre de la Calahorra, está el restaurante El Mirador,con unos flamenquínes riquísimos.


En la zona monumental, si nos vamos a la Plaza del Potro o la Plaza de la Corredera encontramos algunos restaurantes con terrazas amplias, además de degustar de unas buenas tapas, también se puede admirar la belleza del entorno.


En la plaza de las Tendillas, en pleno centro de la ciudad y toda ella peatonal, se encuentra El Gran Bar, y muy cerca la mejor heladería de Córdoba, La Flor de Levante.
Pero si por el contrario queremos alejarnos un poco , tenemos al norte de la ciudad,  “nuestra sierra”, donde encontramos merenderos casi todos ellos con zona de
columpios, y con una oferta gastronómica apta para exquisitos gustos infantiles.
Si hemos visitado Medina Azahara , a unos 4 km está Los Almendros y en los aledaños de los Santuarios de Santo Domingo y de Linares también hay este tipo de restaurantes merenderos.


En la zona del Brillante (zona residencial de Córdoba por excelencia) está la Pizzeria Pizzaiolo donde las temperaturas en verano son un poco mas suaves.


Ya no hay excusa para no venir a Córdoba con sus hijos, les estamos esperando.